Loading...

Dani es una persona intensa. Parece que cada palabra suya esta medida y reflexionada.
Un tío curioso, con ganas de contar y de conocer, alguien muy accesible.
Lo conocí cuando me recibió en la sede de Palma. Más tarde nos invitó a mí y a un amigo común, a comer un buen pescado en un restaurante.
La historia de Dani es algo inusual, -¿Qué hace un licenciado en dirección cinematográfica trabajando como director de e-commerce?- pero según te vas sumergiendo en ella descubres que todo tiene sentido.

Desde pequeño, en su casa se veían los grandes clásicos del cine, como John Ford, Truffaut, Bergman o Frank Capra; así que era de esperar que Dani acabara estudiando dirección cinematográfica en Barcelona. 

Allí lo contrataron en una empresa de publicidad y, aunque también trabajó como segundo ayudante de Fernando Trueba en “El embrujo de Shanghai”, descrubrió que le interesaban más los proyectos publicitarios que el cine.

Fue cuando el trabajo publicitario con una compañía aérea, le llevó a vivir a Mallorca, cuando comenzó la transformación.

Desde los ocho años, Dani, ensamblaba códigos y durante doce años, había aprendido de forma autodidacta a programar: 386,486, pentium.. Todos los ordenadores pasaban por sus manos.

En el año noventa y cinco,  las empresas empezaban a querer tener presencia en Internet; así que pasó de trabajar para sus clientes produciendo videos, a crear sus páginas web.

-Por aquella época una página web se pagaba igual que la producción de un video-

Cambió de negocio y los puntos se conectarían. Su experiencia visual se unió con la de programador y con la de comercial y nació la empresa  Anid. Con un windows 95 y el Paint , empezó a vender logos por las tiendas de Mallorca.
Lo que empezó como una aventura, fue creciendo. Los nuevos proyectos cada vez eran más grandes. Buscó por medio de plataformas colaborativas, ayuda en India y Afganistan.

Hasta que Barceló llamó a su puerta, y se dejó seducir por la idea de pertenecer a una empresa grande y dirigir la parte digital.
Acaba un proyecto y empieza otro. Vendió Aind y desde hace unos años Dani trabaja como director de e-commerce Barceló.


De esta nueva etapa, Dani me habla de la importancia de las redes sociales en las empresas: -Todavía no existe una combinación verdadera entre publicidad tradicional y digital-

Estamos en la era digital y no hay vuelta atrás. Las empresas todavía no han catalizado esta revolución y no existe una combinación entre lo tradicional y lo digital como sucede en el caso de Shazam y los spots publicitarios.
-

¿Y cómo ves Facebook? ¿No esta de capa caída?– Le pregunto.


-A nivel empresarial desde luego que no- dice- Es la herramienta que te permite mayor segmentación y conocer de verdad el comportamiento de tus clientes-.


Dani me sigue hablando del mundo digital y no cabe duda que lo domina. Aunque deja entrever otras muchas de sus inquietudes: fotografía, creatividad, diseño 3D e incluso de juegos de mesa.

Por último me revela que tiene un proyecto personal entre manos. Espero que podamos saber de él pronto.

-Estaremos en e-contacto, Dani-.